3.Mide tu punto de partida

Tenemos que elegir nuestras propias medidas en función de nuestros objetivos:

Se trata de medir las cosas correctas, de la forma correcta. Si no, corres el riesgo no valorar el progreso debidamente y desmotivarte sin razón!

 

La medida correcta

Si queremos ganar resistencia: midamos cuánto aguantamos haciendo una actividad; si queremos fuerza: el número de repeticiones máximas; agilidad: un circuito. Si es la estética: midamos contornos, la tonificación… el peso obsesiona a mucha gente y suele ser una medida engañosa en la que influye desde la masa muscular, hasta el nivel de hidratación.

De la forma correcta

Utiliza medidas que puedan reflejar el progreso real, y si es posible que se vean a corto plazo. El uso de instrumentos como pulsómetros, plicómetros, cintas métricas son muy valiosos; pero no hay que dejar de lado las sensaciones: cómo me encuentro, cómo respiro, la vitalidad…anota todo para comparar.

Las sensaciones

Recuerda que las sensaciones negativas se olvidan muy rápido en cuanto desaparece la causa. Piensa en cómo un dolor que notamos durante unos días, de repente desaparece y no nos damos cuenta hasta que vuelve a aparecer. ¡¡Anota las sensaciones!!

 

Hazte las siguientes preguntas y escribe tus respuestas:

$
¿Te fatigas al caminar?

¿Cuáles son tus sensaciones al caminar?. ¿Te fatigas o no eres capaz de caminar a buen ritmo?.

Esta vez anota también como te encurtas después de caminar durante 20 minutos o al subir dos pisos. Si cuentas con un pulsómetro, te ayudará mucho a tener resultados objetivos.

¿No eres capaz de realizar cosas que antes eran cotidianas para ti?

Jugar con tus hijos, practicar actividad física con los amigos. Esas actividades que antes no te costaban esfuerzo y ahora han desaparecido de tu rutina.

Anota también las sensaciones: miedo a una lesión? falta de confianza? dolores?

¿Tienes dolores de espalda o articulares?

Los dolores articulares o molestias musculares nos impiden realizar todas las actividades que desearíamos. De hecho está comprobado que casi un 70% de la población adulta sufre o ha sufrido dolores cervicales durante su vida.

¿Cuántas horas pasas sentado al día?. Multiplica el número de horas por días y por meses y te darás cuenta que la mayor parte del tiempo lo pasamos sentado.

El fortalecimiento de los músculos del cinturón lumbo-pélvico (cintura) y escapular (hombros), combinado con una higiene postural correcta nos ayuda a paliar y evitar problemas de esta índole.

¿Cuántas horas duermes al día?

Simplemente párate a pensar cuantas horas duermes al día.  keepontraining  reconoce el descanso como parte de entrenamiento. La importancia de un buen descanso es imprescindible para mantenernos saludables y disfrutar de la vida.

Mientras dormimos segregamos la hormona del crecimiento. Esta demostrado que las personas que duermen poco tienen tendencia a ganar peso.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies